Archivos para febrero, 2014

En julio de 2012, 364 familias ocuparon un predio de cuatro manzanas en Alejandro Korn y construyeron sus casas donde antes había un basural.
Una orden judicial anuncia que el 17 de febrero el barrio La Nueva Esperanza será desalojado en un operativo que contará con 1100 efectivos de la Policía Bonaerense.
Organizadas, las familias montaron una planificación urbana, instalaron agua, tendido eléctrico y con sus propias manos pusieron los postes de luz. También armaron espacios para deporte, recreación, un centro cultural y una salita para atención sanitaria.
Pero se encontraron luchando contra otros intereses: las especulaciones inmobiliarias que pretenden construir barrios cerrados amenazando los logros de la comunidad La Nueva Esperanza.

Miren este video de M.A.F.I.A.

POR FAVOR, DIFUNDIR.

También pueden ver el trabajo fotográfico de M.A.F.I.A. en La Esperanza, haciendo click aquí.

Anuncios

Esteban Bullrich

Uno camina por la calle, escucha charlas de refilón y recorre las redes sociales. Se nota, che. la atención de muchos está enfocada en unos billetitos verdes que vienen de otro país. No sorprende con tantos amantes de lo foraneo que pueblan esta noble tierra llamada Argentina.
Ahora si sorprende, que ni medios (ok, eso no sorprende tanto) ni gran parte de los ciudadanos de CABA se hagan eco de las lapidarias declaraciones del ministro de educación porteño Esteban Bullrich. ¿Que dijo? Se puede leer acá, pero se los transcribo un poco.
Primero aseguro que “entre 7 mil y 9 mil chicos podrían quedar sin vacantes en la escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires”. Todo lindo, muy en sintonía de todas las veces que funcionarios del partido de Mauricio Macri dijeron no estar vaciando la educación pública. Yo los tengo a todos muy presentes diciendo que no hay un plan sistemático en contra de la educación pública. ¿Ustedes? Y sin embargo, acá estamos. Cada vez más problemas para la escuela de todos y cada vez más millones que subsidian a las privadas.
Bachelet, en Chile, arma su campaña alrededor de un giro hacia la educación publica, inclusiva, gratuita, pero Mauri y sus amigos PRO que se la pasan alabando “el modelo chileno”, van en contramano. Ah, que gil, debía ser el de Piñera. Claro, suena Lógico que a Macri le gusten los gobiernos que provienen del sector privado. Opa, otra vez hablando de lo privado. ¿Casualidad? No lo creo.
Volviendo a las declaraciones de Bullrich, el ministro pidió “disculpas a las 4 mil familias” que no podrán mandar a sus hijos a la escuela pública y ante la falta de vacantes deberán buscar una alternativa en algún instituto privado.
Espero que no se hayan preocupado tanto aún, porque por suerte se está trabajando en la solución. Bullrich se refirió a las aulas conteiner. Si conteiner. Porque ni en pedo vamos en contra de la educación pública, pero pedimos disculpas por los errores y los subsanamos con una licitación (Más guita para algún privado) y metiendo a los pibes en un conteiner. Total, ya fue todo. Y dice: “Estas escuelas sirven, porque tienen un muy bajo tiempo de construcción y porque le van a dar a la ciudad de Buenos Aires más escuelas. No es cierto que son más caras, sino que son más baratas y fueron construidas mediantes licitación pública y todos pueden verlas , porque son públicas”.

No sé que más agregar, pero si recordarles la frase de cabecera de Mauricio Macri: “Donde hay una necesidad, hay un negocio”.

Este verano estuve recorriendo Bolivia, Chile y el norte argentino. Antes de cruzar la frontera hacia el pacífico por Tambo Quemado, entramos al Parque Nacional Sajama. Un lugar hermoso, lleno de sorpresas. Entre termas, geysers y picos enormes pasamos nuestro tiempo.
Les dejo un par de fotos.

_MG_7858

_MG_7734

_MG_7749

_MG_7759Y una en blanco y negro. Pequeño adelanto de un trabajo que estoy preparando y si dios y el papa Francisco que unió a los argentinos quieren, expondré este año.

_MG_7879

“La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar. Nadie aprende, nadie aspira, nadie enseña a soportar la soledad.” Friedrich Nietsche