Archivos para enero, 2012

Durante diciembre de 2011 llevé a cabo la exposición de mi serie de 11 fotografías blanco y negro “Un lugar más allá de los colores”. La misma se financió de manera colectiva a través de idea.me. El motivo de este post es hacer un resumen de todo lo acontecido en el proceso.

Todo empezó con una idea. Después la idea se convirtió en proyecto y en un primer video que buscaba mostrar conceptualmente de que se trataba la muestra.

En el transcurso de 40 días 60 productores se convirtieron en mecenas del proyecto y el mismo fue realidad. Les dejo el video de la inauguración y fotos de la exhibición.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entre todas las respercusiones, rescato una que les comparto. En el suplemente ADN Cultura de La Nación, Daniel Gigena escribió lo siguiente:

El país interior

Por Daniel Gigena  | LA NACION

Una nueva muestra sobre los usos del paisaje, que a estas alturas parece menos un género que una matriz semiótica, tiene lugar en Wallrod (Carlos Calvo 3619), la única galería del barrio de Boedo, embrionario polo cultural de la ciudad. Impulsada por Ideame (ideame.com), la plataforma virtual de Eduardo Costantini (hijo) y Sebastián Uchitel que recauda fondos para financiar proyectos artísticos,Un viaje más allá de los colores , de Gonzalo Pardo (Buenos Aires, 1981), crea una sintaxis fotográfica neutra, en tomas digitales en blanco y negro apenas retocadas, en las que el juego de perspectivas y planos se confunde con el horizonte. El montaje, a cargo de Rubén Quiroga Cerdat, propone un recorrido que finaliza allí donde supuestamente comienzan los viajes. ¿Y antes? Un ascetismo de la mirada, que atraviesa las tres salas de Wallrod, acaso temáticamente: agua, árboles y montañas, pero además ríos, nieve y cielo configuran escenas míticas -el bosque, la cima, el desierto- en las que, despobladas, pasa de todo. Emparentadas con las célebres tomas metafísicas de Franco Fontana (que a diferencia de las de Pardo son en color), estas once fotos de Ushuaia y los Andes mendocinos anudan los lazos entre el paisaje y lo sublime, entre un proceso interior y la abstracción de lo real, a la vez que restituyen al espectador un protagonismo prosaico: ver y viajar, ya no para creer y conocer, sino para imaginar.


—————————————————————————————————-
Y por último quiero dejar algunos agradecimientos a un montón de gente que me ayudó: Rubén Quiroga Cerdat, Ezequiel Demaestri, Lucila Suarez Battan, Marita Manzotti, Cecilia Rappallini, Fernando Dopazo, Florencia Aletta, Diego Fernandez y a todos los productores que ayudaron a hacer realidad este proyecto.
Anuncios